Cinco Árboles Sagrados para los Mayas

Lo que no sabías de los árboles de la península de Yucatán.

Si has visitado la península de Yucatán entonces seguramente los has visto. Éstos gigantes que nos rodean, usualmente ignorados pero están ahí, acompañándonos todo el tiempo, dándonos oxígeno y purificando nuestro ambiente. Proveedores de vida y esenciales para el funcionamiento de la tierra: los árboles. Sin duda sabes la importancia que tienen para la humanidad, pero ¿Sabías que para la Cultura Maya eran sagrados?

 

Web

 

Para los mayas, los árboles simbolizaban el espacio donde ocurre el momento del nacimiento, seres de vida, grandeza, bondad, perpetuidad, belleza, fuerza y unión. Con gran respeto y veneración, los árboles tenían también significados en el marco religioso y cosmológico de los mayas. El árbol era la comunicación entre los tres niveles del cosmos: el subterráneo por sus raíces, la superficie de la tierra por tu tronco y las alturas o el cielo por su follaje.

Chicozapote

El chicozapote, o árbol del chicle, puede llegar a medir hasta 40 metros de alto. La corteza es morena y presenta un exudado color blanco lechoso. Su madera es rojiza y los frutos son bayas globosas, carnosas y dulces. De este árbol se extraían los primeros tipos de chicle que fueron utilizados por los mayas y otros grupos prehispánicos como higiene bucal. Además utilizaban su madera para vigas y dinteles debido a su fuerza y durabilidad.

 

Web

 

Chechén y Chacah

El Chechén es un árbol que mide hasta 25 metros de alto, su corteza es escamosa gris, sus hojas tienen generalmente puntos negros y sus flores son pequeñas de color amarillo. Los mayas lo utilizaban como madera y como medicina contra el sarampión. Su resina blanca es sumamente tóxica para la piel. El Chacah es un árbol de corteza rojiza, se utilizaba para bajar la fiebre y contra infecciones estomacales. Pero además es el antídoto contra las quemaduras producidas por el Chechén.

Una leyenda maya cuenta que en Xel-Há vivía la hermosa princesa Nicte-há y que dos guerreros estaban enamorados de ella; uno se llamaba Tzic (furia) y otro Kinich (rostro del sol). Antes de morir, Tzic le pidió a los dioses mayas un deseo: quedarse cerca de su princesa amada. Los dioses le concedieron su deseo y renació en el árbol Chechén. Kinich, antes de morir pidió a los dioses lo mismo, para vigilar a su princesa del guerrero Tzic, y renació como el árbol Chacah. Por esta razón, cuando veas un Chechén, siempre encontrarás un Chacah cerca.

 

Web

 

Copal

El árbol de copal puede alcanzar una altura de 15 metros. Éste árbol se distingue porque sus hojas expiden un olor característico cuando se aplastan. Los mayas lo utilizaban como incienso al hacer arder sus resinas en fiestas, ceremonias y rituales. Ellos creían que el humo purificaba y transmitía mensajes a los dioses al llegar a los cielos.

Ceiba

La ceiba es uno de los árboles más altos de América Tropical, puede medir hasta 50 metros de altura. Su tronco y follaje pueden cubrir hasta 1,600 metros cuadrados de superficie. Los mayas lo consideraban como un árbol sagrado,  pues unía el mundo subterráneo de Xibalbá con el mundo de los vivos y situaba una en cada uno de los cuatro puntos cósmicos. Lo llamaban el árbol de la vida y la fecundidad, en códices mayas, la ceiba aparece con un papel fundamental como estructura del universo, axis-mundi o eje del mundo. Los mayas creían que las aves sagradas que se posaban sobre cada de las ceibas sostenían el universo.

 

Web

 

Los árboles han sido importantes para todas las culturas a través del tiempo, y en épocas actuales están siendo amenazados por  la tala inmoderada y otros efectos de nuestra forma de vida. El Día del Árbol, celebrado en el mes de julio es un llamado a cuidarlos y protegerlos.

 

Comenta: ¿Cuál es tu árbol favorito?

¿Qué otro árbol sagrado para los mayas conoces?

Omar Ortúzar
Creative marketer, social media strategist, content creator and restless traveler