El azul de nuestra tierra

Formaciones de agua en México

Un recorrido a través de la hidrología mexicana

 

Una de las riquezas que México brinda a sus visitantes y a quienes tuvimos la fortuna de nacer en su territorio, es su hidrografía, la cual se encuentra a lo largo y ancho del país. Desde Yucatán hasta Baja California podemos encontrar infinidad de ríos, lagos, lagunas, cascadas, ríos subterráneos y cenotes dependiendo de la zona en la que nos encontremos. México siempre ha gozado de este privilegio, tanto es así que la ciudad de México  fue fundada como la gran Tenochtitlán sobre el lago de Texcoco.

Web

Foto de dive dos ojos.

 

En el sureste de México podemos encontrar formaciones de agua increíblemente bellas, como son las cascadas de Agua Azul con sus albercas naturales o las Lagunas de Montebello en Chiapas. Quintana Roo tiene dentro de su extensión una infinidad de cenotes; como el Angelita cerca de Tulum, en el cuál el agua dulce y la salada se mezclan a una profundidad de casi 60 metros . Además, en Quintana Roo encontrarás el Pueblo Mágico de Bacalar famoso por su maravillosa laguna de siete colores. Sin embargo, Yucatán cuenta con la mayor cantidad de cenotes, algunos de los cuales han servido como sede de importantes torneos, como es el caso de cenote Ik-Kil ubicado cerca de Chichen Itzá.  Lugares como Ría Lagartos y Las Coloradas forman parte de las curiosas y sorprendentes formas en las que el agua se manifiesta en esta parte del país.

Web

Foto de ven a Chiapas.

En el norte, la variedad de formaciones hidrológicas no podría ser más espectacular, ya que en muchas de ellas son de suma importancia para la biodiversidad de nuestro país. Tal es el caso de Cuatrociénegas; formada por más de 200 pozas, ríos, lagunas y ciénegas en Coahuila, fue declarada en 1994 como área de protección de flora  y fauna. En esta zona del  país no existe una gran cantidad de lagos en comparación con los ríos, los cuales concentran la mayoría del agua en el Suchiate y el Papagayo.

Web

En el centro del país las aguas termales son otra de las manifestaciones hidrológicas que podemos encontrar, y uno de estos sitios es Chignahuapan en Puebla; con sus manantiales que llegan a tener una temperatura de 50 grados debido a sus aguas sulfurosas, se cree que son excelentes para la regeneración del organismo. Otro de los sitios en el cuál el agua ha formado una increíble maravilla natural es el Parque Natural Lagunas de Zempoala; está formado por  7 lagunas y se encuentra en la sierra del mismo nombre rodeado de un extenso bosque de pino, oyamel y encino.

Web

Otro de los tesoros ocultos de nuestro país son los cenotes, los cuales se cuentan por miles en la Península de Yucatán. Parte importante en muchas de las leyendas mayas, estas formaciones tanto geológicas como hidrológicas se forman por un desgaste en la tierra  que a veces tarda cientos de años. Esta erosión es provocada por la filtración del agua a través del suelo calcáreo que es característico de la zona. Uno de los cenotes más famosos en México  Cenote Ik-kil, ubicado muy cerca del sitio arqueológico de Chichen Itzá  que ha sido lugar de competencias internacionales. En Quintana Roo la variedad de estas formaciones es inmensa y  algunas son perfectas para la practica del buceo profesional o snorkel como en Tulum, Akumal o el mismo Cenote Azul en Bacalar.

Después de este breve recorrido a través del tesoro hidrológico  con el que México cuenta, esperamos tengas algunas ideas para tus próximas vacaciones, ¿qué otro lugar agregarías a esta lista?

José Díaz

Apasionado por la tecnología, el cine, los viajes y compartir experiencias a través de la fotografía